Sugerencias para los novios - Vicente Nadal - Vicente Nadal Fotos Estudio Embarazo Bebé Niños Falleras ecommerce

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal

Sugerencias para los novios - Vicente Nadal

Especial Bodas > Ideas

Vuestras casas el día de la Boda


El día de la boda es bueno tener en cuenta algunas cosas que ayudan rebajar los nervios y la tensión propia del día.

1) Procurad que en casa estén las menos personas posibles. Sólo familiares directos a ser posible. Que vuestros amigos y vecinos esperen en la calle para veros salir de casa.
Cuanta menos gente hay en casa menos lío se forma, hay menos nervios y más tranquilidad. Pensad que si hace calor el estrés hace sudar más, de modo que a menos nervios menos sudor. La ausencia de tensión no sólo que os beneficiará a todos en casa sino que también permitirá mejorar el resultado del reportaje.

2) Pensad en qué habitaciones de vuestra casa os gustaría haceros fotos y tenedlas arregladas. Si es posible, el salón es conveniente tenerlo climatizado en verano. En él se harán las fotos de grupo y cuanta más gente haya más calor se generará, más se podrá sudar y más incómodos estaréis; habrá que parar a retocar el maquillaje o a quitar brillos para hacer el vídeo o las fotos. Si tiene una gran mesa en el centro es conveniente retirarla para hacer sitio para las fotos. Además del sitio para las fotos de grupo, en casa de la novia hará falta conseguir espacio extra pues su traje ocupa mucho más. Si podéis poner uno o dos centros de flores en el salón quedará más bonito. Las flores nos ayudan a sentirnos bien y son un buen complemento de decoración para un día especial.

3) Respecto de las flores un aviso muy importante: las flores siempre han de entregarse con los estambres cortados. Algunas floristas entregan las flores con los estambres en pleno proceso de polinización. El polen es un polvo anaranjado que mancha como el azafrán y cuya mancha no se va con facilidad. Un ramo de flores entregado con estambres es inadmisible, puede arruinaros el traje y el día.

4) Encargad a un familiar allegado que se ocupe de vuestras cosas directas. El móvil, las llaves de casa o del coche, la documentación, maquillaje para retocarse, etc. Todas esas cosas que ese día no os podéis olvidar pero que no tenéis tiempo de pensar en ellas o simplemente vuestro papel principal en la ceremonia os impide tenerlas en cuenta.

En estos tiempos es frecuente que el novio, el padrino y los demás caballeros familia directa de los novios lleven un prendido de flores en la solapa de la chaqueta. Nuestra recomendación es que no lo hagáis. Las razones son varias

  • Algunos floristas no saben cómo hacer el prendido para que quede bien, sea fácil de poner y se vea más la flor que el imperdible que la sujeta.

  • Algunas veces el sistema de enganche está mal colocado y se rompe la flor. Otras veces nadie sabe como colocarlo y acaba colocado del revés. En ocasiones se ha llegado a romper el falso ojal de la solapa de la chaqueta para meterlo por él.

  • La flor se va marchitando y a la salida de la iglesia, como consecuencia del arroz, queda rota. Ya no parece ni una flor. Al baile no suele llegar.


El adorno clásico de toda la vida ha sido un pañuelo doblado elegantemente en el bolsillo exterior superior de la chaqueta. Hoy en día se pueden hacer a juego con la corbata o el chaleco. Quedará más elegante y no se estropeará.

Otro elemento importante el día de la boda es el ramo de la novia.
Pensad que el ramo ha de ser un complemento que os acompañará durante el día, en casa, en la entrada y salida de la ceremonia, en los exteriores y en la entrada al salón.
Si el ramo es excesivamente grande y os tapa como si es incómodo de coger, posiblemente la elección no fue acertada. Los ramos tipo "bouquet" de tamaño medio son los más elegantes y son sencillos de coger. Seguro que encontráis una combinación de flor que os guste para él.

El traje de la Novia y el traje del Novio


Vuestros trajes son importantes, no sólo por el papel que ocupáis ese día, son importantes además por una razón que pasa desapercibida para todo el mundo: los trajes deben de quedar bien en las fotos. Esto que parece una obviedad no lo es.

No es raro ver novios con trajes de un negro azabache mate sin detalle o novias son trajes de seda o raso con grandes brillos. Trajes así son casi del todo imposibles de fotografiar simultáneamente para que salgan bien.
Pensad, una vez más, que ese día contrataréis un fotógrafo para que os haga un reportaje. Si la ropa que compráis no es fotografiadle os estáis tirando piedras sobre vuestro propio tejado.

¿Que condición debería tener la ropa para que quedara bien en las fotos?
En el caso de la novia bastaría con que el tejido tuviera un briíllo medio. No tiene que ser mate, pero es conveniente que no tenga brillos.
En el caso del novio, además de lo anterior, no debería ser absolutamente mate. En algunas ocasiones el tejido es negro y tan mate que no se consigue ninguna textura en la fotografía, obteniéndose sólo una mancha negra sin detalle.

La culpa de todo esto la tiene la fotografía digital. Al contrario que en otras disciplinas en las que la informática ha mejorado las cosas, en el caso de la fotografía, la informática a empeorado las cosas.

La fotografía de negativo o película tenía la capacidad de obtener detalle de los blancos más brillantes al mismo tiempo que lo hacía de las cosas más oscuras y sin luz. Es lo que se conoce como latitud de exposición, que en el negativo llegaba a 10 hablando en términos coloquiales.

La fotografía digital tiene una latitud de exposición de 5 ó 6. De modo que si obtenemos detalle de un traje de novia muy brillante, no sólo que el traje del novio será una macha negra sino que además, las caras de los novios tendrán poca luz. Si tratáramos de ajustar la luz para las caras el traje de la novia sería una mancha blanca sin detalle y el traje del novio a penas se vería.

Por ello si el traje del novio tiene un poco de brillo (dentro de ser una tela oscura) y es de color gris muy oscuro pero no negro y si el traje de la novia no brilla (dentro de ser una tela clara mejor crudo que blanco) aremos que la diferencia entre ellos sea menor y que nuestras cámaras digitales tengan menos problemas para sacar bien ambos trajes.

Es evidente que mediante manipulación se puede mejorar el pobre resultado inicial, pero siempre es mejor hacer bien las cosas desde el principio que tener que arreglarlas. Además un arreglo nunca es igual que un buen resultado original.

Otro detalle a tener en cuenta en los trajes en general es el estampado o dibujo que puedan tener. Cuando fotografiamos telas con motivos repetitivos muy pequeños o con rallas muy finas se produce un defecto en la captura de la imagen que sólo sucede en fotografía digital: se llama "muaré".

Debido a la estructura de los sensores de las cámaras digitales en lugar de fotografiar el dibujo original, las cámaras obtienen un dibujo en forma de ondas concéntricas con colores variados dentro de la gama del arco iris.
Este defecto afea mucho la fotografía, su arreglo es muy complejo y siempre acaba notándose.

En caso de duda es mejor escoger tejidos lisos o con estampados amplios.

Diseño Web © Vicente Nadal
Regreso al contenido | Regreso al menu principal